Bloqueo Indirecto: Reflexión sobre su uso

Personalmente, la belleza cuando se marca un gol, ya sea en hockey sobre patines o en cualquier otra disciplina, no está tanto en la factura de la acción del gol en sí; sino en observar los diferentes pasos, voluntarios e involuntarios, propios o rivales, que terminaron desembocando en el siempre buscado, y muchas veces ansiado, gol.

Pelayo Sanz

Una buena defensa, una espalda ganada, un corte que creó el espacio necesario… Aunque sea indudable la gran importancia que tienen en cada partido las acciones más estrictamente individuales (lanzamientos de penaltis y de faltas directas); para mí por lo menos, la gracia sigue estando en el juego propiamente dicho.

Entre los múltiples movimientos que un entrenador puede enseñar a sus jugadores para conseguir un juego colectivo ofensivo eficaz; el uso del bloqueo indirecto es uno de los que más me llaman la atención por, sobre todo, el supuesto poco uso que se le da en el hockey. ¿Es esta afirmación cierta? Si es así, ¿por qué?, ¿es un tema de dificultad o de poca eficacia?

Los bloqueos indirectos son del tipo de jugadas que se producen “por debajo del radar”, alejados del foco de atención (el jugador que controla la pelota) pero con una finalidad clara: que la pelota llegue a un jugador en una situación muy beneficiosa.

Los deportes que más uso le pueden dar son el baloncesto y el fútbol americano. Un jugador que sale de uno, o más, bloqueos con tal de recibir el balón en una posición privilegiada para lanzar o, hablando del fútbol, para poder correr a la zona de touchdown.

En este caso, el hockey sobre patines se puede parecer mucho más al fútbol europeo. Utilizando este recurso de manera puntual; en el caso del fútbol “en acciones a balón parado para favorecer la posición de remate de un jugador atacante” y, en el del hockey, cuando la pelota está detrás de la portería y en, también en las acciones a pelota parada. Por lo tanto… ¿se podría utilizar mucho más?

A nivel reglamentario, el bloqueo indirecto puede ser sancionado como falta cuando el bloqueador lo realiza en movimiento, sin ninguna diferencia respecto al bloqueo directo.

El poco uso que se le da, en opinión a un servidor, se debe a las pocas versiones de pase que hay en el deporte; ¿de qué sirve hacer un buen bloqueo indirecto si el bloqueador sigue teniendo un defensor que pueda interceptar el pase?

Pero sí que se podría utilizar este tipo de movimiento ofensivo para intentar desordenar las defensas al recibir en una forma más ventajosa y obligando a los rivales a hacer ayudas contínuas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *