Conceptos para el ataque a la defensa individual: La Visión periférica

La visión periférica es un concepto sumamente importante en cualquier deporte de equipo con adversarios, pues nos permite visualizar y controlar un amplio campo de visión para poder tomar la decisión acertada.

Se trata del fundamento angular de todo buen jugador en cuanto a ataque se refiere. Ser capaz de disociar el movimiento con conducción de bola de la lectura táctica de la defensa contraria es la clave para ser un buen pasador y finalizador. Por eso debemos introducir esta técnica desde las edades de iniciación, incluso a costa de la efectividad inicial y la velocidad de ejecución.

En los deportes de cooperación y oposición es vital poder captar, sin girar la cabeza, la posición de la pelota y mis compañeros o adversarios en la pista, para poder captar la situación del juego y poder reaccionar rápidamente de forma efectiva. Así pues, la visión periférica es extremadamente importante para que un jugador tome buenas y efectivas decisiones tácticas durante el juego.

Esta visión periférica, si bien se puede entrenar, depende de ciertos factores biológicos y sus características principales son:

  • depende de las células que forman nuestra retina
  • se desarrolla a lo largo de la vida. A los 6-7 años los niños poseen visión tubular, que no capta los estímulos periféricos. Deberemos tenerlo en cuenta cuando entrenemos a jugadores en esa edad
  • es entrenable y llega a alcanzar valores extraordinarios
  • el tiempo de reacción a los estímulos periféricos es más lento, pero como la percepción es más rápida, se compensa el retardo de la reacción
  • cuando la acción es cercana, la visión periférica disminuye, por lo tanto un jugador tendrá máxima visión periférica a cierta distancia
  • la visión periférica depende tambien de los colores que esta formando la “periferia”, o sea, no es lo mismo observar periféricamente unos jugadores con camisetas de color blanco, que de color rojo. (Según una investigación de Dra. Norma Saínz de la Torre León, los colores que más favorecen la visión periférica son el blanco y el amarillo, mientras que el peor color es el verde).

Finalmente podemos concluir que la visión periférica es un concepto vital para los deportes de cooperación y oposición como el hockey sobre patines, ya que nos permite tener una visión general de la situación del juego que a su vez nos permite tomar decisiones tácticas mucho más efectivas.

3 comentarios
    • HockeyPatines.com
      HockeyPatines.com Dice:

      El entrenamiento de la visión periférica implica diferentes tipos de ejercicios:

      1) ejercicios de conducción de bola si mirar la bola, con la cabeza levantada.
      2) ejercicios de toma de decisión con compañeros a los que dar un pase/asistencia
      3) cualquier ejercicio que reproduzca situaciones reales de partido y en la que incidamos en la obligación de llevar la cabeza levantada.

      Saludos
      http://www.hockeypatines.com

      Responder
      • Helenk2
        Helenk2 Dice:

        Hay un ejercicio muy divertido para calentamiento en el que se trabaja. Jugar al pilla a pilla, la ligan 2 o 3 jugadores con peto en la mano, después hay 2 o 3 salvavidas, que son jugadores con bola + otros jugadores que no llevan ni peto ni bola que pueden ser pillados. Los que llevan el peto en la mano deben pillar a estos jugadores, y los jugadores que llevan bola que van patinando (no pueden ser pillados) deben hacer pases a los jugadores que están persiguiendo para salvarles (digamos que recibir bola es como entrar en casa), una vez reciben bola ya no pueden ser pillados y pasan a ser salvavidas. El que ha hecho el pase pasa a ser jugador para pillar. Si en algún caso los jugadores con peto en la mano atrapan algún jugador, le entregan el peto y pasa a ligar el jugador pillado.

        Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Responder a Helenk2 Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *