El 5 contra 4 y la Copa del Rey

Nuevo fin de semana espectacular de Copa del Rey. 4 días de pura emoción, de hockey del máximo nivel, de (aunque esto por desgracia no sea tan habitual) colas por conseguir una entrada, con un pabellón a rebosar y cientos de personas soñando con que su equipo terminase levantando el trofeo de campeón.

Pelayo Sanz

Un fin de semana donde Pau Bargalló se confirmó como una estrella de este deporte tan brillante, pese a su juventud, como el resto de sus compañeros y rivales. Si bien esto no debe de sorprender a unos cuantos; ya que “el pequeño de los Bargalló” (ya con nombre propio más allá de su apellido) cuenta como exitosas todas sus temporadas como jugador de OK Liga, desde el Noia donde debutó y los aficionados locales querían verle todo el tiempo posible en pista hasta el Barcelona que lo ha encumbrado nada más llegar a un equipo donde nunca es fácil adaptarse.

Esta Copa del Rey ha sido una de las más igualadas que se recuerdan. De los 7 partidos, 4 no se resolvieron en el tiempo reglamentario y 3 de ellos llegaron a la tanda de penaltis. Y la final estuvo cerca de correr la misma suerte si no fuera por un gol a poco menos de 50 segundos para el pitido final. Estos segundos entre el 4-3 de los azulgranas y su confirmación como campeones son el centro de este artículo con tal de tratar el uso del 5 vs 4.

Para ponerlo en contexto, tras el gol de Pau Bargalló, el Reus no perdió tiempo y sacó de su portería a Pedro Henriques para meter a un jugador de pista y tener a superioridad número respecto a sus rivales. El final es conocido también por todos, una ocasión de los hombres de Mariotti metiendo la pelota en el área y 21º Copa del Rey para el Barcelona.

Pero no fue el único caso en esta competición. En cuartos de final, Ferran Pujalte hizo exactamente lo mismo pero con diferente final; pues Cristian Rodríguez encontró portería a falta de 16 segundos con un arrastre solo desde dentro del área. Fue la única oportunidad clara de gol en los 40 segundos que hubo de superioridad.

El uso del 5 contra 4 fue una de las novedades del “nuevo” reglamento, una buena opción a favor del espectáculo, dando un cierto punto de emoción extra a los finales de partidos igualados y, por lo tanto, soy defensor de que se pueda utilizar siempre que el entrenador así lo desee (dentro de estar limitado a los últimos 5 minutos).

La duda que tengo es si es realmente eficaz o útil, por lo menos en la concepción habitual que se tiene de esta estrategia. La historia se repite una y otra vez; el equipo que no le interesa el resultado quita al portero y en el momento en el que el conjunto rival ve el más mínimo movimiento pasa a defensa zonal (cuadro, rombo o combinando ambas, la más habitual entre los equipos de la OK Liga).

Ante esta situación, la mayoría de equipos hacen lo mismo; comienzan su rotación X con tal de desajustar el entramado defensivo y jugándose todas sus opciones a una carta en los segundos finales para reducir al máximo el riesgo de que algún defensa consiga la posesión de la pelota y marque desde donde sea consciente de la nula protección de la otra portería.

¿Es lógico optar a tener una única ocasión al final o no sería mejor realizar (en 4 contra 4) ataques más verticales y rápidos, presionando arriba para intentar tener cuantos más ataques mejor? Además, pongamos el ejemplo concreto del Reus, con el Barcelona a una falta de conceder una falta directa, probar algún 1 vs 1 o cambios de ritmo hacia el área podrían provocar una de las acciones más claras que hay como lo es una falta directa.

También es posible que el error está en cómo se plantean estos ataques en superioridad. ¿Por qué solo en los últimos 30/40 segundos si puedes sacarlo mucho antes? ¿Hay margen de mejora en la presión del equipo en superioridad en caso de perder la bola? ¿Se podría entrenar una presión alta y, si no se roba bola rápido, hacer una falta estratégica y hacer regresar al guardameta?

Son preguntas sin responder porque prácticamente nadie se arriesga a provocar esta posible situación. Por lo que solo queda esperar a que alguien, ya sea en sus entrenamientos o en partidos, decida intentar descubrir si se puede dar un paso más en la estrategia habitual del hockey sobre patines.

 

1 comentario
  1. Guillermo Gonzalez tecnico club impsa mendoza
    Guillermo Gonzalez tecnico club impsa mendoza Dice:

    Concuerdo que es una accion que se debe tomar cuando el empate y la perdida del partido significan lo mismo, pero considero que es algo que se debe entrenar como cualquier movimiento estratégico donde la resolucion de este recurso se debe concretar en tiempo por demás limitado.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *