Roberto Crudeli, el soldado de Vietnam

Artículo de Jordi Graell

El pasado 16 de marzo el Moritz Vendrell se jugaba en casa el pase para la final four de la CERS contra el Forte dei Marmi. El entrenador del equipo italiano se trataba ni más ni menos que de Roberto Crudeli, quien cerca de cumplir cincuenta años aún sigue jugando en el equipo de su ciudad. Y es que Crudeli es un tipo hecho de otra pasta, un auténtico “soldado de Vietnam” tal y como le definió el periodista Guillem Solé durante la transmisión en Ràdio El Vendrell del partido entre el Vendrell y el Forte, y también por Marc Libiano en la crónica del partido del Diari de Tarragona.

Crudeli siempre se ha caracterizado por cuidar de su físico, sin duda el hecho clave que le ha permitido jugar a hockey patines durante más de tres décadas. Sin ir más lejos, Borja Ferrer, actualmente jugador del Calafell, cuenta que cuando él jugaba en el Roller Novara iba a entrenar por las mañanas con el equipo vecino de la ciudad, el Hockey Novara, donde Crudeli ya ejercía entonces de entrenador-jugador. Según Ferrer, los métodos de Crudeli eran muy rígidos, pero mientras el resto de jugadores acababa pidiendo la hora para terminar el entreno y largarse a casa, el bueno de Roberto aún seguía machacándose físicamente.

La trayectoria de Crudeli se ha desempeñado básicamente en Italia, donde empezó su andadura profesional con solo diecisiete años en las filas del equipo de sus amores, el Forte dei Marmi. En el año 1985 se produce un momento clave en su carrera: el Forte se proclama campeón de la liga regular, y aunque el equipo queda eliminado en semifinales de los play-off por el título, su buena campaña le valió ser convocado por primera vez con la selección italiana absoluta. Además, al finalizar la temporada ficha por el Amatori Vercelli.

Durante su primera etapa en Vercelli ganó su primer campeonato liguero y su primer título europeo, la Copa de la CERS, en 1988. Posteriormente sumaría tres ligas y dos CERS más con el Hockey Novara, además de conquistar tres Coppas de Italia. Con la selección ganó dos mundiales (en Sertaozinho y La Coruña), un europeo en Lodi y una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Además, la conquista del primer Mundial le supuso años más tarde junto a sus compañeros de selección un reconocimiento por parte del CONI, concretamente la Medalla de Oro al Valor Atlético.

Antes de regresar a Forte en el año 2009, pasó por otros equipos italianos como el Lodi, el Bassano y el Prato, además de volver al Vercelli, al Hockey Novara y al propio Forte en más de una ocasión. El único paréntesis en su periplo italiano fue entre 1998 y 2000, cuando militó en el Barcelos portugués (donde consiguió una supercopa) y en el Reus Deportiu.

En las últimas semanas hemos conocido el retiro de un actual compañero suyo en el Forte, Enrico Mariotti, que a sus 44 años ha decidido colgar los patines definitivamente. Veremos si Crudeli sigue su camino o aún se ve con fuerzas para seguir más allá de los cincuenta años.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *